Articles en espagnol

Présentation de Jocelyne, merci pour ce travail bénévole.

Je m appelle Jocelyne Mayer, d’origine française/allemande, j’ai une formation thérapeutique :
Maitre PNL, Maitre Reiki,
Thérapeute Fleur de Bach et Bush,
Formation ” Le courage d’être soi” avec Jacques Salomé,
Décodage biologique et ki kong.
J ai aussi une formation basique en Numérologie, EFT et canalisation.
Je travaille dans un cabinet, et, de temps en temps, j anime des ateliers sur la communication.
J ai élaboré, crée, un jeu de cartes avec des animaux , leurs histoires pour jouer en famille, aussi pour aider aux thérapeutes des enfants au diagnostic et avec des fleurs de Bach pour suggérer.

Bienvenido a la página de Sophie Riehl

“La verdadera realización pasa por la reconexión con nuestra identidad espiritual”.

Principios universales :

Somos todos  seres espirituales, conciencias divinas, y cuando encarnamos vivimos una experiencia humana.
Es importante, para salir de la variedad de identificaciones  erróneas,  entender que nosotros no somos la experiencia, pero sí, la Conciencia.
Somos seres que vibramos y en cada instante emitimos un mensaje, que se basa en nuestras emociones y en nuestros pensamientos.
La habilidad para manejarlos, nos permite estar íntegramente en la creación de la propia vida, ya que en respuesta a la señal emitida, recogemos lo que sembramos.
Somos por naturaleza seres buenos, sanos, afectuosos, pacíficos….
Estos códigos de vibración están inscriptos en nosotros y no pueden ser alterados.
Pueden taparse simplemente cuando olvidamos nuestra naturaleza divina, con la ignorancia de las leyes  universales, y cuando nos identificamos con nuestra experiencia humana.
El despertar comienza con esa toma de conciencia, aumenta con la puesta en  práctica cotidiana de las leyes universales, en el abandono  consentido  en nuestra naturaleza divina.
“Querida Presencia, que  Tu Voluntad Sea Hecha”.
Las leyes universales ineludibles  e inalterables son:
-El Amor es la base de todo, es omnipresente y omnisciente, es la base de las otras cualidades divinas, que de ella derivan: la alegría, la paz, la completud, la armonía, la confianza, el respeto, la belleza, la bondad, la felicidad, las bendiciones…
Todos estamos relacionados, cada pensamiento, cada acto, tienen consecuencias y afectan al conjunto: “ Lo que le haces al más pequeño de nosotros, es a  Mí a quien se lo haces”.
-Somos Uno, la gota y a la vez, el océano; somos literalmente el océano en una gota de agua.
-Todo parte del interior y va hacia el exterior, siendo éste sólo el espejo de nuestras vibraciones.
-Estamos sometidos a la ley de la causa y efecto, recogemos lo que sembramos, o en otras palabras, por la ley de atracción, recibimos en el mismo nivel que emitimos.

Y hoy

El 12 de diciembre de 2012 se dio vuelta una página en la historia de la humanidad.
En el viejo mundo, los hombres reinaban y la Madre Tierra estaba en cuarentena, para permitir la experiencia del olvido y la desconexión. En el nuevo mundo, hemos vuelto al reino de Dios, y nos reintegramos a la confederación galáctica.
Sus leyes son muy diferentes de  las leyes humanas, están basadas en la Unidad y no en la separación, en la tolerancia, y la aceptación, la paz y la iluminación, el amor y el respeto por todo lo vivo.
La Madre Tierra empezó su proceso de ascensión hacia la Luz de la quinta dimensión, llevando a todos sus hijos con ella.
Cada uno está libre para dirigirse hoy  hacia esta Luz, o para elegir, según su alma, ir hacia otros mundos no ascendidos.
Cada ser en esta Tierra, está invitado a despertar nuevamente a su Divinidad, a recordar quien Es Realmente.
El Universo entero sostiene este despertar y esta reconexión, pero le corresponde a cada uno hacer su trabajo interior,  para alinearse con su Conciencia Divina.
Retornamos hacia el mundo de Uno, en la Unidad Hacia *Todo Lo Que Es
En bas…” Ce qui est ecrit ici….
Lo que está aquí escrito corresponde a mi verdad, y  yo los invito a que cada uno encuentre en esta lectura, lo que le resulte apropiado, con discernimiento y escuchando  su corazón.

*Univers es universo, separando en sílabas, uni refiere a Uno y vers es en francés hacia.

 

 

Acogerse a uno mismo, a los demás, a la vida

Estar en la buena recepción es un tema muy vasto que toca muchas áreas de la vida tanto externas como internas.

Saber recibir, poner intensidad e implicarse en esta acción es indispensable y se manifiesta  en nuestra calidad de vida y en la relación con los demás. Es un modo de funcionamiento interno que va a definir nuestras elecciones personales. Y es así como la vida y el amor, comienzan por Uno, y Uno, antes de poder acoger a los demás, y quedarse en el movimiento de la Vida, va desde el interior hacia el exterior. Estamos llevados cada vez más  hacia la fluidez, para vivir una conexión permanente, dejando de hacer diferencias entre lo interno y lo externo, para encontrar una verdadera estabilidad en nuestro anclaje personal.

Acogerse a uno mismo

 Tenemos varias preguntas para hacernos: ¿Qué relación mantenemos con nosotros mismos? ¿Sabemos aceptarnos con amor tanto, en lo más bello como en como en lo más feo que tenemos?¿Cómo nos tratamos en lo cotidiano? Cuando emprendemos nuestro desarrollo personal, se trata de aprender a liberarnos de nuestro encierro para para abrirnos a nosotros mismos y a los otros, sostener una nueva calidad de vida. Es el reconocimiento de nuestros dones y talentos para tener éxito en nuestra vida. Para cada uno es diferente, tenemos sólo una definición de la felicidad, tenemos que tomarnos el tiempo para detenernos a buscarla.

¿Qué es lo que me hace feliz? (Tómese el tiempo de cerrar los ojos algunos instantes para encontrar su respuesta). Y si estamos desarrollando nuestra espiritualidad, si estamos en la búsqueda de nuestra divinidad, en conexión con la vida. Se trata de saber recibir la luz divina, el amor de la conciencia solar. Siempre en un estado de soltar, de relajación, y de permisos que se basan en el aprecio y el  reconocimiento hacia Uno mismo.

Es aprender  a recibir de forma incondicional. Es progresivo, eso se instala en lo cotidiano aprendiendo a tener un comportamiento interno diferente, nuevo, donde se toman  nuevos hábitos, basados en la ternura y la aceptación.

Saber acogerse es también permitirse estar tranquilo,  estar atento a las propias necesidades y deseos, y respetarse cuando uno entra en acción, sabiendo posicionarse frente al otro, sabiendo afirmarse uno mismo. Es el aprendizaje de la maestría, atreviéndose a existir para uno mismo, yendo hacia la autonomía afectiva, que debiera ser evidente. Es amarse a uno mismo. De este modo frecuentamos a los demás con ganas y no por necesidad, esto es una diferencia importante. Para esto tenemos que saber aceptarnos en todos los aspectos de nuestro propio ser. Para esto, puede ser difícil aceptar nuestros límites, en las emociones de sufrimiento, en las enfermedades o el dolor físico. Saber acoger lo que no va más, para superarlo,  ya que la solución está siempre en un lugar amoroso. Las numerosas facetas de nuestro ser son nuestra creación y cuanto más sepamos acoger y escuchar las reivindicaciones internas, más podemos modificarlas iluminándolas con la luz de la conciencia y el amor divino.

 Acoger al otro.

Cuando aprendimos a reconciliarnos con nuestra vida y a Ser nosotros mismos, ubicándonos en primer lugar, podemos girar la mirada hacia el otro para recibirlo del mismo modo.

¿Cuáles son las creencias personales, colectivas o familiares  a las que estamos sometidos en

relación a cómo vemos a los demás?

Recibir, no es tampoco decir a todo que sí, es poder discernir, ya que también existen las personas tóxicas. Todo está bien cuando uno tiene una buena estructura interior y puede escuchar su propio sentir. Es nuestra sensibilidad, la que nos informa lo que está bien para nosotros. Es importante ir hacia la introspección  para conocer bien nuestros mecanismos internos y llevar luz al inconsciente. El juicio basado en las críticas, y las preferencias basadas en el reconocimiento de del bienestar, son dos cosas diferentes. Hay que aceptar también, que aunque estemos en el mismo planeta, podemos estar en mundos diferentes. Cuanto más uno sabe acogerse, menos nos puede molestar el otro.

Es importante recordar que somos seres condicionados y que nuestra visión del mundo está basada ante todo en nuestro entorno familiar, específicamente, mama y papá. El modo en el que percibimos a nuestros educadores  se instala en nosotros y nosotros a su vez lo proyectamos al exterior. Es el trabajo sobre Uno que permite salir de  la fusión con el mundo del otro y de las proyecciones de nuestra historia personal. El amor se ubica más allá de esto. Para dejar de crear separación o diferencias, hay que aceptar al otro como complementario.

En efecto, todos poseemos rasgos específicos y talentos únicos, y podemos tener una relación rica con alguien más, basada en el intercambio. Muchas veces, sobretodo en una relación de pareja buscamos una persona  que sea exactamente como nosotros. Ahora bien, ¿cómo podemos evolucionar y crecer juntos? Aprendamos a ver al otro y a las diferentes comunidades más allá de nuestros filtros personales.

Acoger la vida.

Finalmente nos queda recibir amorosamente  nuestra parte divina. Aquí se trata de saber recibir para uno la luz del Espíritu y también de dejarse amar. Ir más allá en la verdadera luz de vida quiere decir dejarse llenar con el fuego de la conciencia y con la  vibración de nuestra eternidad. Es la verdadera Presencia, el regalo y la promesa el Cielo que habita en nosotros, ya que somos emanaciones de la Fuente, hijos de la Vida.

La verdadera Presencia se vive en el ahora, se trata de integrarnos a la materia a través de nuestra cualidad de conciencia, y de no resistirnos a lo que es. Es soltar el control para que la vida pueda atravesarnos, cultivar la despreocupación como el niño que se siente amado y del adulto que reconoce sus capacidades. Es también abrir nuestra conciencia a un todo mucho más vasto y llevar nuestra atención hacia lo universal.

¿Nos tomamos el tiempo de relacionarnos con las hermandades de luz, con nuestros hermanos y hermanas galácticos, con la vibración de los ángeles?

¿Buscamos en nuestra Fuente interna y  la conexión total con la vida, en paz, de forma relajada? ¿Es esto parte de lo cotidiano para ti o eso que sería bueno encarar?  Hay un permiso para darse,  ir hacia la propia grandeza, encarnar el Ser en todas sus dimensiones. La verdadera seguridad afectiva, la certeza de ser amados y el reconocimiento de uno mismo (de las propias capacidades), hacen que la relación  con la vida se vuelva progresivamente permanente. Es para tomar una decisión, y realizar honrando una inversión afectiva y vibratoria.

Vayan regularmente al espacio sagrado de vuestros corazones para encontrar esta vida y este sentir con la certeza absoluta de vuestra luz eterna, vuestra presencia Yo Soy y vuestra conexión a la Fuente.

Este  artículo surge de mi Vibraconferencia sobre el  recibirse bien, conducido por Stéphane Colle y yo.

 

 

Saber avanzar con liviandad, sin preocuparse

Preocuparse por el futuro o quedarse estancado  el pasado indica una mala comprensión de lo que realmente es la Vida y no nos permite estar bien alineados para disfrutar sus sincronicidades.

La relación con la Conciencia Universal  del Amor se encuentra en el momento presente y en la verticalidad.

De hecho, es una cuestión de compromiso: un compromiso afectivo y de vibración en relación a lo Divino y a uno mismo.  Se trata de tener a la mañana al despertarse  este primer impulso, conectarse primero a la propia  identidad divina, antes de entrar en la actividad del día.

¿Cómo llegar a eso? Simplemente amándose, decidiendo honrarse como conciencia de amor y luz en movimiento en este mundo. De este modo  creamos un movimiento que parte  del interior para volcarse hacia el exterior, donde nuestro bienestar no depende del entorno, pero sí, del  reconocimiento de uno mismo.

También es elegir funcionar desde nuestra sensibilidad sin usar  la mente. La Vida nos llama cuando viene  a resonar en nuestro corazón, a partir su propia inteligencia. El corazón debe ser el punto de anclaje  de nuestra vida para reajustar en nosotros el ser, y el hacer, la intuición y la acción.

Lo Divino nos cuida permanentemente, saber integrarse a su vibración nos permite sentirnos amados a cada instante y atravesar los desafíos de nuestra existencia  serenamente.

Por supuesto, que, para llegar a este bienestar hace falta al principio, realizar algunos esfuerzos, a través de ejercicios prácticos a fin de que esta visión se implante en nuestras células y en nuestro día a día. Esto es avanzar en Conciencia hacia la maestría: saber dejarse amar y aceptar volver a la unidad amándonos a nosotros mismos.

Para facilitarles este  proceso, les propongo realizar la meditación guiada salida de mi vibraconferencia sobre la abundancia. Es un viaje iniciático para instalar en usted la certeza de que nunca nada le ha de faltar en su camino y para aprender a volver a conectarse con la magia de Espíritu, en relación a las  otras dimensiones y a los seres que allí habitan.

¡Buen viaje!

Partages 0

Commentaires (0)

Poster un commentaire

0 Partages
Partagez
X